Tendinitis

Informándose sobre la tendinitis….

Tendinitis, una enfermedad laboral latente

Uno de los temores más grandes para quienes trabajan directamente utilizando sus manos, especialmente los oficinistas, es el riesgo de desarrollar una tendinitis. Esta afección se caracteriza por la inflamación en articulaciones, las que a la larga son dolorosas y pueden volverse crónicas.

La tendinitis se define como una inflamación del tendón, banda de tejido denso que conecta el músculo y el hueso, la que produce por una sobreexigencia en dicha zona. Aunque la tendinitis de muñeca es una de las más frecuentes, otras zonas como los talones, la rodilla, el hombro y el codo también son lugares donde frecuentemente la afección aparece.

Los principales síntomas de la tendinitis es la hinchazón visible y dolor agudos, acompañado de sensación de hormigueo y entumecimiento en la zona afectada. De no guardar reposo y extenderse durante semanas y meses, la tendinitis puede avanzar y volverse crónica, lo que genera una serie de complicaciones para el paciente.

La sobrecarga del tendón puede darse por exigencias físicas al realizar un deporte (como en el tenis), por un proceso degenerativo de los tendones o por micro traumatismos prolongados causados por malas posturas o movimientos. Esto aumenta la preocupación de miles de personas que a diario trabajan realizando acciones repetitivas, lo que les genera algunas molestias. Entre los principales afectados por la rutina se encuentran los oficinistas y aquellos que trabajan frente al computador, quienes exigen sus muñecas y dedos al ritmo del tecleo y la utilización continua del mouse.

La prevención y el autocuidado de las posturas es una de las principales formas de evitar la tendinitis. Los especialistas recomiendan a quienes realizan tareas repetitivas descansar y hacer pausas cada una hora, para evitar sobrecargar los tendones. También es útil masajear y elongar las zonas de mayor molestia para liberar la tensión acumulada.

La tendinitis puede tratarse con distintas terápias como el reposo y la aplicación de hielo durante la primera fase. En la medida que los síntomas persistan pueden realizarse trabajos específicos como estiramientos y ejercicios dirigidos. El médico puede apoyar este tipo de terapias con la utilización de órtesis y otros artículos como muñequerascabestrillos y  férulas durante periodos controlados. En la etapa más crónica de la tendinitis a los pacientes se les suministran antiinflamatorios y hormonas como la cortisona para combatir el dolor, además de contar con la opción de una cirugía para acabar con este problema.

http://www.ortopediasmasvida.cl/salud-mas-vida/terapias/tendinitis-una-enfermedad-laboral-latente/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s